San Isidro: Nuevos egresados del taller de Huerta para personas con discapacidad

0
285

La primera camada del programa de capacitación e inserción laboral, que organiza el Municipio junto a Pro Huerta del INTA, recibió su diploma en el vivero del Hipódromo local.

Pablo se acerca caminando a recibir su diploma con una enorme sonrisa que, en cuestión de segundos, se entremezcla con lágrimas. Desbordado de alegría, mira su título rodeado de la huerta que encandila con su verde, fruto del esfuerzo y la dedicación.

Frente a él, su padre Oscar Gómez aplaude. “Es un día magnífico. Esto es una apertura más a la posibilidad de integración de chicos con capacidades especiales a la sociedad”, comenta con las mismas lágrimas de felicidad de su hijo.

huerta4

La emoción se repite en los otros cinco egresados de “Inclusión Activa, Cocina Natural”, un programa con título oficial, impulsado por el Municipio de San Isidro junto a Pro Huerta del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que enseña a desarrollar y mantener huertas orgánicas a personas con discapacidad intelectual en el vivero del Hipódromo local.

“Esta es la primera camada que egresa. Ya hay 35 alumnos que están cursando y más de 50 inscriptos para el próximo curso. Es una alegría inmensa ver que esto se va multiplicando, ya que presenta un sinfín de beneficios: cuidado de medio ambiento, alimentación saludable, laborterapia, el trabajo en equipo y la inclusión laboral”, expresa el secretario de Integración Comunitaria, Arturo Flier.

huerta3

Nicolás Laffatigue, promotor y técnico de Pro Huerta del INTA, agrega: “Estamos muy felices de colaborar con esta iniciativa. Es una emoción muy grande ver la dedicación y el esfuerzo de cada uno. Siempre trabajamos para que progresen en sus vidas con la idea fija de que el trabajo dignifica”.

El programa surgió en uno de los tantos encuentros del Club de Empresas e Instituciones Comprometidas,con el objetivo de facilitar la inclusión y favorecer la salida laboral en búsqueda de dar respuesta a la falta de trabajo que padecen  las personas con discapacidades.

huerta

“Hemos aprendido mucho pero lo más importante es el trabajo en equipo”, subraya Fabricio Roca tras recibir su diploma. Levantando su distinción en señal de triunfo, Ángel Córdoba, de 38 años, afirma: “Después de tanta lucha llega la recompensa. Es lindo aprender y trabajar con amigos pero aún más importante destacar que nunca es tarde para empezar”.

SIN COMENTARIOS