Desarrollo democrático en América Latina, eje de la charla de Jorge Arias en el Ateneo del Encuentro 

0
234

El director de la consultora Polilat presentó su diagnóstico sobre la situación política en 18 países de la región latinoamericana. Respecto del ámbito nacional, destacó la falta de calidad institucional y llamó a trabajar sobre la cultura del encuentro a fin de reconstruir la democracia.

9132856b-1ada-4438-9fc2-590e32dea3b9

En el Ateneo del Encuentro, con el auspicio de la Fundación Konrad Adenauer, tuvo lugar la charla “Desarrollo Democrático en América Latina, sin avances por pobreza, desigualdad y narcotráfico”, del licenciado Jorge Arias, director de la consultora Polilat y miembro del espacio. Allí, habló de su diagnóstico sobre la situación política en Latinoamérica, con especial foco en la Argentina, en el que ha trabajado desde hace 15 años.

“Fue un trabajo relativamente complejo porque tiene mucha valoración subjetiva. Cuando hablamos de clima de libertades y de derechos, hay mucha opacidad. Esto se debe a que los actores principales no están preocupados porque la democracia sea una campana de cristal transparente, sino que buscan amañar un sistema generoso en función de hacerse del poder”, explicó Arias.

25014d7e-cc1d-4df4-a9fc-8ed9cfe7130c

Este Índice comenzó a ser elaborado en 2002, cuando la Argentina era afectada por una severa crisis institucional. Actualmente, los tres primeros lugares son ocupados por Uruguay, Costa Rica y Chile, mientras que Nicaragua, Venezuela y Guatemala obtuvieron las peores puntuaciones de la región. La Argentina está en el sexto lugar, empujado por los indicadores económicos y sociales.

En tal sentido, detalló que a nivel nacional persisten la pobreza, la desigualdad, la  violencia y el narcotráfico, pero no en los niveles de otros países de la región. “Tenemos problemas como la baja intensidad de ciudadanía y la calidad institucional. Somos ciudadanos sin saber que lo somos, sin saber que tenemos derechos y obligaciones”, sostuvo el licenciado.

“El desafío que tenemos por delante es muy grande e involucra a dirigentes y dirigidos. Desde los orígenes de la historia del país tenemos problemas para construir entre todos. Como en otra etapa, deberíamos volver a darnos la mano, trabajar desde la cultura del encuentro y reconocer el valor de la familia y que no tenemos al enemigo al lado. Creo que desde ese punto está la posibilidad de reconstruir la democracia para la Argentina y todos los países de Latinoamérica”.

Y agregó: “Hay una tensión y lucha que es natural en la democracia entre los dirigentes y el conjunto de la sociedad, un conflicto sano en tanto y en cuanto se oriente para el bien. Si resulta que los ciudadanos nos compramos el discurso de que la transparencia no importa, caemos en lo que pasa habitualmente en la Argentina y buena parte de América Latina”.

Estuvieron presentes: Marcelo Marina y Julián Kopecek.

SIN COMENTARIOS