Charla a fondo sobre la Masonería en el Ateneo del Encuentro

0
918

Nicolás Breglia brindó una exposición de una hora y media en la que respondió preguntas y detalló el papel de dicha organización en la historia argentina.

El Ateneo del Encuentro recibió en su sede de la localidad de Rincón de Milberg a Nicolás Breglia, reconocida figura de la masonería y máximo referente de la Gran Logia Argentina de Libres y Aceptados Masones.

A lo largo de una hora y media de charla, Breglia detalló las características de la agrupación en nuestro país y muchos aspectos que pocos no tan conocidos sobre la organización de los masones: “La apertura empieza a partir de la reinstalación de la democracia en la Argentina. A la masonería le va muy bien en las democracias y muy mal en las dictaduras, porque hemos sido perseguidos” describió y agregó “Creemos que la sociedad nos está necesitando nuevamente porque ofrecemos un ámbito neutral de debate”.

fda16f3c-7896-47b8-89ad-0f3bcd2c5fd2

Breglia es abogado laboralista, oriundo de Buenos Aires, amplia actividad profesional.

“La masonería tuvo participación en todos los hechos trascendentes de la política argentina y estuvo presente en dos grandes proyectos que vertieron de ella” señaló Breglia y se explayó: “Uno es el proyecto de salud. El otro es el proyecto educativo que Domingo Faustino Sarmiento preparó para Chile pero que el presidente chileno rechazó porque quería una educación estratificada para aristócratas y obreros”.

Breglia contó que Sarmiento se vino enojado a la Argentina y presentó el proyecto en la masonería. Allí se forma la logia docente presidida por Vicente Fidel López. Convocan a los grandes pedagogos del país y trabajan en el congreso pedagógico de 1882. Ellos son los que logran la sanción de la ley 1420, que se denomina -de los guardapolvos blancos- porque iguala y da la posibilidad a todos, sin distinciones de clases sociales, de incorporar conocimiento.

“Ese proceso va culminar en 1918 con la reforma universitaria. Como todos tienen acceso a una educación de calidad, de familias obreras salían presidentes de la Nación. Desde 1945 en adelante, los presidentes argentinos han sido descendientes de los expulsados por la pobreza y la miseria de la vieja Europa” comentó el disertante.

Por último concluyó: “El masón tiene que ser un hombre no conformista. No tiene que aceptar consignas en forma mesiánica”.

Estuvieron presentes Marcelo Marina y Julian Kopecek.

SIN COMENTARIOS