Reservorio de San Fernando demostró su efectividad con la primera gran lluvia

0
239

Gracias a su presencia, 4 barrios no recibieron una peligrosa masa de agua que normalmente cruza  San Fernando, desde San Isidro hasta Tigre. Tampoco hubo inconvenientes en el Zanjón Fate, donde el Municipio trabaja para limpiar y ensanchar. Las obras hidráulicas son responsabilidad de la Provincia de Buenos Aires, pero el Municipio se hace cargo de ellas con sus propios fondos.

Con la precipitación del pasado sábado 12 de julio, San Fernando pasó con éxito la primera ‘prueba de fuego’ para el conjunto de obras hidráulicas que se realizan con fondos municipales en el distrito. Según informó Roberto Pallotta, Director de Defensa Civil, “la Central Meteorológica Municipal registró la caída de 46 milímetros de agua en 2 horas de lluvia intensa y, pese a que se trató de una cantidad muy por arriba de lo normal, no hubo inundaciones ni anegamientos importantes”.

Para que los barrios Infico, San Lorenzo, Villa Federal y La Esperanza no padecieran el curso del agua que baja desde San Isidro hacia Tigre, fue determinante el Reservorio de Carlos Casares y Acceso Norte, un dique construido recientemente para contener y reducir el paso del agua en ‘la olla’ que se formó naturalmente en la continuación de la Autopista Panamericana. El lugar se inundó sin generar problemas, como estaba previsto, y las reducciones dieron paso a un escurrimiento controlado y seguro.

Reservorio de Casares y Acceso regula el agua hacia el barrio Infico

“Movilizamos un equipo de prevención que recorrió todos los barrios hasta la noche, y no hubo necesidad de asistir a vecinos o cortar el tránsito por desbordes”, aseguró Pallotta. “Terminamos la jornada contentos, porque se notó la efectividad de las obras hidráulicas del Municipio”. En abril, el Municipio había comunicado que se continuará la estrategia de los reservorios. En efecto, se está finalizando la construcción de un contenedor similar en Villa Jardín y, en convenio con la empresa Fate S.A.I.C.I., se hará otro dentro de la planta industrial para beneficio de las cuadras de Pasteur entre Payró y Blanco Encalada.

Roberto Pallotta comentó también que “el Zanjón Fate no se desbordó como ocurre habitualmente”, lo que significa una muy buena noticia, ya que desde hace pocos días trabajan allí máquinas específicas para limpieza, ensanche y dragado del afluente, además de la desobstrucción que se concretó en la parte entubada del arroyo. Cabe destacar que de estas tareas debería hacerse cargo el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, pero hace más de una década que no se presenta en la zona.

El momento más fuerte de la lluvia del sábado se dio entre las 19.30 y las 21.50 horas, pero la lluvia fue constante durante 8 horas, desde las 13.55, y podría haber complicado el drenaje de todas las acumulaciones de agua. Pero gracias al trabajo y dedicación municipal, esto no sucedió y las primeras obras hidráulicas demostraron su efectividad.

SIN COMENTARIOS