Más de 300 chicos participaron del espacio de Rock y Hip Hop en San Isidro

0
164

Como parte de las propuestas culturales que el Municipio ofrece durante las vacaciones de invierno, niños y adolescentes aprendieron a tocar instrumentos, rapear, hacer beat box y bailar varios estilos de hip-hop en el Centro Municipal de Exposiciones.

Como parte de las propuestas culturales que el Municipio de San Isidro ofrece durante las vacaciones de invierno, más de 300 chicos participaron del Espacio de Rock y Hip Hop que se realizó durante dos semanas en el Centro Municipal de Exposiciones.

Niños y adolescentes se acercaron al predio junto a sus padres, durante seis encuentros, para aprender a rapear, hacer beat box, bailar distintos estilos de hip-hop y tocar variados instrumentos como la batería, guitarra eléctrica y bajo, entre otros.

“La idea era encontrar un espacio donde los chicos no sean espectadores y pudieran poner el cuerpo en acción, literalmente. Hay un montón de lenguajes de la música y la danza en los que pueden sentirse cercanos y representados. Acá se los transmitimos”, afirmó Silvia Gómez Giusto, quien ideó y coordinó el Espacio de Rock y Hip Hop.

Y remarcó: “Vinieron chicos con experiencia y otros sin. Lo importante fue la fusión e intercambio que se dio entre todos ellos. Los encuentros los cerramos siempre con un ensamble“.

A lo largo de las clases, la iniciativa brindó la posibilidad a los participantes, de 8 a 17 años, de aprender técnica, improvisar, tocar o bailar y ensamblar. También de probar variedades de los géneros artísticos que se trataron, como lo son el breaking y dance hall, y la oportunidad de escribir canciones propias.

“La iniciativa es buenísima, las clases muy divertidas y a los chicos se los ve realmente contentos. Espero se repita el año que viene“, enfatizó Clara Cirio, de Beccar.

Luego de ver a su hija Mora practicar percusión, Betina Molinari, vecina de Martínez, comentó que le parecía genial ver a tantos niños integrados, disfrutando y que el equipo de profesores que había le parecía “fantástico“. Después Mora, a su lado, agregó: “Me hice muchos amigos“.

“La estoy pasando re bien. Lo que más me gustó fue bailar“, contó Francisco Meira, de diez años, junto a su hermano Ignacio, de seis, que dijo: “Me encantó tocar la batería, fue lo más“.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.