El Ministerio de Salud reunió a infectólogos de toda la Provincia para tratar posibles casos de ébola

0
110

El ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires reunió esta mañana en La Plata a infectólogos de hospitales públicos para organizar la recepción y el tratamiento de eventuales casos de ébola en territorio bonaerense. La autoridades sanitarias ya designaron a los hospitales provinciales Eurnekian de Ezeiza, Ludovica y San Juan de Dios de La Plata, Tetamanti y Alende de Mar del Plata y Penna de Bahía Blanca como los hospitales de referencia a los que se derivarán, en caso de llegar, pacientes complejos afectados por este virus.

Durante la reunión de esta mañana, a cargo de las direcciones provinciales de Atención Primaria de la Salud, Hospitales y Coordinación de Regiones Sanitarias, “los equipos hospitalarios recibieron precisiones sobre el aislamiento necesario para un posible paciente infectado, el equipamiento que requerirá el equipo de salud y se los instó a conformar un Comité de Crisis intrahospitalario a los efectos de discutir la modalidad con que cada hospital va a asistir los eventuales casos”, explicó el ministro de Salud de la Provincia, Alejandro Collia.

El virus del ébola se contagia por contacto con fluidos corporales del infectado, por ejemplo, con saliva, semen, sangre, vómitos o excrementos. Por eso, los expertos que disertaron en la reunión de esta mañana detallaron las medidas de bioseguridad que deberán tomar los médicos y todo el equipo de salud.

Además, como es una enfermedad que provoca la muerte de más de la mitad de los afectados y el contacto con el cuerpo puede resultar infeccioso, se abordó el manejo de los cadáveres, que requieren doble bolsa sellada y cajón sellado, con entierro o incineración inmediata, es decir, sin ritos funerarios”.

“El riesgo de que una persona infectada por el virus del ébola llegue al país es bajo, no obstante, el gobernador (Daniel Scioli) nos exigió que estemos preparados y que no dejemos nada librado al azar porque se trata de una enfermedad sumamente riesgosa y letal”, agregó Collia.

ORIGEN Y CONSECUENCIAS

En marzo de este año se comenzó a registrar un brote epidémico de ébola en Guinea, que luego se extendió a Liberia, Sierra Leona y Nigeria y que provocó más de 1.110 muertes.

Una de las características que más preocupa a las autoridades sanitarias a nivel mundial es que para esta enfermedad aún no hay vacuna ni tratamiento curativo, lo cual la convierte en un mal con una tasa de mortalidad que alcanza a entre el 50 y el 90 por ciento de los enfermos.

“Este virus se incuba entre 2 y 21 días y produce la súbita aparición de fiebre, debilidad general, dolor muscular y de cabeza, seguido de faringitis, vómitos, diarrea y erupción”, enumeró el director provincial de Atención Primaria, Luis Crovetto. Y aclaró que en los casos graves se producen fuertes hemorragias, insuficiencia hepática y renal, entre otras consecuencias muy graves.

De la reunión de hoy participaron, además de Crovetto, las epidemiólogas Lilian Moriconi y Lorena Pérez; los infectólogos Silvia González Ayala y Amadeo Esposto, asesores de la dirección provincial de Atención primaria de la Salud; y Abel Jasovich, Laura Sirimarco y Cecilia Camerano, por el Comité de Infecciones Intrahospitalarias.

SIN COMENTARIOS