Recomiendan sumar hábitos saludables para cuidar el corazón

0
200

Los infartos y los ataques cerebrovasculares representan el 32,5 por ciento de las muertes que ocurren por año en el país, motivo por el cual el Ministerio de Salud de la Nación recomienda a la población optar por una dieta balanceada, reducir el consumo de sal, realizar actividad física y evitar el tabaco.

En el marco del Día Mundial del Corazón, que se observa mañana, Sebastián Laspiur, director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, recordó que hace dos semanas fueron presentados los principales resultados de la tercera Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR).

De ese estudio se desprende que 6 de cada 10 personas tienen exceso de peso y más de la mitad de los argentinos son sedentarios, elementos que pueden determinar la aparición de enfermedades cardíacas.

“Tenemos un gran desafío para generar políticas intersectoriales efectivas contra la epidemia de la obesidad, promoviendo un incremento en el consumo de frutas y verduras, que sigue siendo bajo y una vida activa, propiciando la regulación de alimentos y entornos saludables”, señaló el funcionario del Ministerio de Salud de la Nación.

La hipertensión arterial es responsable del 45 por ciento de los infartos y del 51 por ciento de los ataques cerebrovasculares, y su principal factor de riesgo es el consumo excesivo de sal.

De acuerdo a los datos relevados en la última ENFR, se redujo el porcentaje de la población que agrega sal a las comidas después de la cocción o al sentarse a la mesa, pasando del 25,3 de 2009 al 17,3 por ciento de 2013.

“La reducción que observamos en el agregado de sal a las comidas es un cambio cultural muy importante, ya que sabemos que por cada gramo que disminuimos en el consumo de sodio, evitamos 2000 muertes al año por eventos cardiovasculares”, señaló Laspiur.

En Argentina el promedio de consumo se encuentra en torno a los 11 gramos diarios por persona, cuando lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud es hasta 5 gramos, “por lo que todo comportamiento que uno haga para reducir el consumo de sal se traduce en un beneficio para la salud”, destacó Laspiur.

La misma encuesta señala un descenso en el consumo de tabaco, al pasar del 27,1 por ciento de la población medido en 2009 al 25,1 por ciento de 2013. En el mismo lapso, la exposición al humo de tabaco ajeno en lugares de trabajo se redujo del 34 al 25 por ciento, mientras que en bares y restoranes hubo una disminución del 47,2 al 23,5 por ciento.

Jonatan Konfino, coordinador del Programa Nacional de Control del Tabaco, explicó que “cuando una persona decide dejar de fumar los primeros beneficios llegan a los cinco minutos, el corazón baja las pulsaciones y disminuye la presión arterial. Y al año, las posibilidades de sufrir un infarto se disminuyen a la mitad”.

El Día Mundial del Corazón se celebra cada 29 de septiembre, fecha establecida en el año 2000 por la Federación Mundial del Corazón para concientizar sobre las enfermedades cardiovasculares y promover medidas preventivas capaces de reducir su impacto en la sociedad.

SIN COMENTARIOS