Andreotti reconoció a empleadas municipales que atendieron partos inesperados

El Intendente y funcionarios les brindaron un reconocimiento a ocho enfermeras y doctoras de los Centros de Salud que asistieron a madres que no llegaron al Hospital antes de dar a luz. Los establecimientos municipales se encargan de la atención primaria, por eso resaltaron el proceder del personal como “servidores públicos”.

Los Centros de Salud sanfernandinos están preparados para realizar lo que se denomina ‘atención primaria’. Los casos que por su complejidad requieren otro tipo de insumos, equipos e infraestructura, son derivados al Hospital Provincial Petrona Villegas de Cordero. Sin embargo, el personal sanitario municipal está capacitado y tiene suficiente voluntad para responder en casos extraordinarios, como sucedió ya en 4 oportunidades, cuando ayudaron a mujeres a dar a luz.

Sus afortunadas acciones les valieron a 8 enfermeras y doctoras de establecimientos comunales el reconocimiento del Intendente Luis Andreotti, quien junto a la Secretaria de Educación, Cultura y Contención Social, Alicia Aparicio; el Subsecretario de Salud Pública, Omar Maresca; el Director General Guillermo Brambila; y la Directora del Programa Municipal de Odontología Infantil, Marisa Haro; las recibió en una oficina de la Quinta El Ombú.

“Estamos muy contentos por la calidez y la calidad del personal. Nos enorgullece que nuestros empleados actúen así”, dijo Alicia Aparicio. “Hacemos trabajos de prevención en embarazadas, y si es necesario las derivamos al hospital, pero estos casos son inesperados y ellas atendieron muy bien tanto a la mamá como al bebé”, continuó.

La Secretaria dijo que “el reconocimiento es para todo el personal, porque actuaron como servidores públicos”. Agregó luego: “Nosotros no tenemos los Centros de Salud preparados para recibir partos, pero nos tocaron tres alumbramientos allí y uno en una casa de familia. Nunca había pasado”.

La Directora del Centro de Salud de Villa Jardín, Silvia Rossi, contó que por primera vez debió atender un nacimiento “en un ámbito no clínico ni hospital” y dijo que “fue una experiencia nueva, cada uno colaboró como pudo y nació un bebé hermoso que se llama Amadeo”. Luego comentó: “Teníamos con qué atenderla, pero improvisamos y usamos la experiencia de tantos años en esto. Es lindo el reconocimiento y que se vea el esfuerzo que uno hace”.

Stella Maris Pessina, enfermera del Centro de Salud N° 26, dijo emocionada: “Al traer a Selene al mundo supe que el amor incondicional existe. Fue como tener a uno de mis hijos en brazos, nunca había hecho un parto ni sacado un bebé de una panza. La mamá llegó y no había tiempo de nada, ya estaba coronando, pujó y salió la carita de la nena. Ayudé con  mis manos, la roté para sacarle los hombros y después todo el cuerpito”.

Nora sosa, enfermera del Centro de Salud Finocchietto que atendió un alumbramiento en una casa del barrio, comentó: “Estoy muy agradecida, es una gran satisfacción que nos reconozcan el trabajo, nos llena de orgullo. Hace 30 años que soy personal de obstetricia y enfermería, pero nunca lo había tenido en una casa. Era una vivienda muy humilde, que no tenía siquiera luz. Por suerte, el bebé nació bien”.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.