Viaje a la Época Medieval en San Isidro

0
301

En el Parque Arenaza, de Boulogne, se recreó una aldea de la edad media. Hubo artesanos, combates, comida típica y actividades de aquel período. El intendente Gustavo Posse participó de la propuesta.

Una enorme Aldea Medieval -con feria de artesanos, combates y espectáculos de la época- se recreó el fin de semana pasado en San Isidro.

Un mercado, recreaciones teatrales, música celta, comidas típicas, espectáculos circenses, bailes de la época y hasta un juego de arquería fueron algunas de las atracciones que se instalaron en el Parque Arenaza de Boulogne.

“Esta es una propuesta muy divertida para disfrutar en familia, hay actividades para chicos y grandes. Además, el lugar es hermoso, tiene mucho verde, está muy cuidado y es cerca”, dijo el intendente de San Isidro, Gustavo Posse después de recorrer el mercado en el que vendían amuletos, tejidos, objetos en cuero, madera y metal con símbolos celtas.

El mal clima no impidió que -durante todo el fin de semana- alrededor de dos mil visitantes pasaran por la Aldea. Recrearesta época histórica, mostrar cómo funcionaba la sociedad en ese momento y entretener fue la idea de los organizadores: el Grupo Scout Santa Teresa del Niño Jesús de Martínez, la Municipalidad de San Isidro, y la Cámara de Comercio de Boulogne.

Alejandro Rodrigo, representante de Scouts Argentina, contó que en 2013 realizaron un evento parecido -aunque más chico- y como asistió tanta gente este año decidieron hacerlo más grande. “Además, tiene un fin educativo porque esta cultura tiene valores como el sentido del honor, el cumplimiento a la palabra empeñada, el respeto en comunidad”, amplió.

!cid_D9D1E5C76B3B40E08CCF128D1303D574@dhipolito

La mayor parte del tiempo, la atención de los visitantes estuvo en las peleas de Combate Medieval, un deporte que en Argentina desembarcó hace sólo dos años y se popularizó muy rápido. Hoy se practica en 10 clubes y hasta tiene un seleccionado que en el último mundial en Croacia terminó séptimo. El sábado pasado, en la Aldea de San Isidro, se disputó por primera vez la Copa Metropolitana de Combate Medieval que ganó el equipo Valherjes. 

El presidente de la Federación Argentina de Combate Medieval, Martín Angiolillo, explicó que los combates son en serio, por eso para protegerse los luchadores tienen un equipo especial: un yelmo -casco medieval de acero-, armadura completa, gambesón -prenda acolchada debajo de la armadura-, escudo y arma. Además, está prohibido que las espadas, mazas, hachas u otros artefactos tengan filo o punta.

Desde afuera, se ve violento y el choque entre armaduras suena fuerte pero quienes lo practican –como Angiolillo– dicen que es un deporte de caballeros, que se parece al rugby o a la esgrima antigua, que tiene épica, mística y mucho trabajo en equipo. “Además, está bastante de moda por series, libros y películas”, agregó.

Cuando terminó un combate, Emiliano Gamberro, que se acercó desde Belgrano, aseguró: “Vinimos a ver este deporte, que es nuevo y divertido”. A su lado, Carolina Murato, de Colombia, contó que fue porque le encanta todo lo medieval. “Pude disfrutarlo, sobre todo los combates. Fue una recreación bastante cercana a lo histórico”, agregó.

Viviana Lomagno se acercó desde Vicente López con sus hijos, Ernesto y Enrique, y algunos amigos. “Me gustó sobre todo para los chicos, que al mismo tiempo aprenden y se divierten”, comentó la mamá.

SIN COMENTARIOS