Se registraron más de 2.600 atenciones por violencia de género y familiar

0
132

Lo relevó el programa de la cartera sanitaria que se ocupa de estos casos. El 63% de los casos se registra en el seno familiar. El diagnóstico resulta clave para orientar a las víctimas. El martes 25 de noviembre se celebra el Día contra la Violencia de Género.

En los últimos cuatro años se registraron 2.630 atenciones por violencia de género y familiar en hospitales públicos de la Provincia. Así surge del relevamiento elaborado por el Programa Provincial de Prevención y Atención de la violencia familiar y de género, creado en 2011 por decisión de la cartera de Salud provincial.

De acuerdo con estos datos, fueron casi 50 episodios por mes desde que comenzó a tomarse nota de estas situaciones como hechos violentos. “Antes, se anotaban como lesiones, hematomas, quemaduras o traumatismos, es decir como hechos completamente  descontextualizados”, explican los especialistas.

Con este primer diagnóstico, desde el ministerio de Salud de la Provincia “se establecieron acciones directas de prevención y se instaló la problemática en la agenda sanitaria de trabajo como una de las prioridades”, explicó Lidia Tundidor, responsable del programa. Así, en los últimos tres años se capacitaron 16.000 personas, entre miembros de los equipos de salud, promotores sanitarios y organizaciones de la comunidad. “Se formaron para que sepan como intervenir en situaciones tan sensibles, la idea es darles un abordaje integral e intersectorial en la prevención y atención de las familias y mujeres víctimas de violencia”, explicó el ministro de Salud de la provincia, Alejandro Collia.

Para el ministro, el registro permite visualizar el problema y definir acciones y políticas concretas, instalar la prevención como prioridad y actuar de acuerdo con lo establecido por las convenciones internacionales a las que adhiere la Nación y la Provincia.

HOGARES VIOLENTOS

De acuerdo con las estadísticas elaboradas en los centros asistenciales públicos, el  86,9% (2285 casos) de las atenciones sanitarias por episodios de violencia corresponde a mujeres y el 13,1% a varones. El 63% del total de los casos  ocurren dentro del seno familiar.

El relevamiento determinó además que hubo un sostenido crecimiento de las asistencias de casos de mujeres de entre 20 y 39 años: en 2010, esa franja estuvo presente en el  77,1% de casos y  en 2014 los registros se elevaron al 93,6%.

En las mujeres de esas edades es predominante la violencia física y verbal con un aumento en la combinación de estos ataques con persecuciones psicológicas. El 12,9% de las mujeres asistidas en esta franja de edad sufrieron también ataques de violencia económica.

En el mismo período, pero en la franja etaria de entre  0 y  14 años, disminuyó la asistencia por violencia sexual exclusivamente (en 2010 fue del 78,6% de los casos y en 2014, el porcentaje disminuyó al 42,9%). Se registró un aumento de ataques sexuales relacionados además con violencia física (maltrato, crianza negligente, golpes, etc.) que en el primer semestre de 2014 llegó al 28,6%.

En jóvenes de 15 a 19 años prima la violencia física asociada a la verbal con el 35,7% de los casos. Y el 52,5% de los episodios ocurren en el seno familiar. En esta franja de edad el 1,1% de los casos atendidos refirió padecer situaciones relacionadas con la trata para la explotación sexual.

En el ministerio de Salud provincial explicaron que en todas las situaciones de violencia  que involucran a personas menores de edad se trabaja de manera coordinada con la Justicia y la Secretaría de Niñez y Adolescencia, sus dispositivos de atención locales y zonales.

“Se han constituido equipos de atención, comités y  modelos de atención en los establecimientos sanitarios respetando las características y realidades locales, generando así un aumento en las capacidades de intervención” dijo el ministro de Salud.

A modo de ejemplo, el funcionario se refirió a la iniciativa local y regional de estrategias y servicios promovida por el municipio de La Matanza. Allí, entre 2012 y 2014 se profundizó la capacitación en la atención de la problemática de la niñez y la adolescencia, especialmente en situaciones de trata de personas, y se instrumentó una red de hospitales en las doce regiones sanitarias para actuar al momento del rescate y acompañamiento de las víctimas.

Las medidas para la prevención incluyen también “la persistencia en una estrategia comunicacional con herramientas al alcance de las familias: afiches, folletería, informativos, entre otras, para poner en el centro de la escena el problema y evitar la naturalización de la violencia”, coordinadora del Programa provincial de prevención y atención de la violencia familiar y de género, Lidia Tundidor.

Concluyó que la estrategia está dirigida a fortalecer a las personas en situación de violencia, dándoles a conocer sus derechos y los ámbitos donde pueden recurrir en búsqueda de ayuda y atención.

SIN COMENTARIOS