El Municipio rescató 20 aves y un lagarto en las primeras intervenciones por control de fauna silvestre

0
203

Gracias a una nueva ordenanza, San Fernando puede accionar junto con organizaciones especializadas para retirar animales no domésticos de comercios que los venden ilegalmente, y sancionar la infracción sin esperar que interceda un organismo provincial. Ya en 2 inspecciones se secuestraron 16 cardenales, 4 tordos y un lagarto overo.

El Municipio de San Fernando replanteó con inversión e intensificación de trabajo los servicios que puede brindar la Dirección General de Zoonosis, tanto para las mascotas como para los animales silvestres. Así es que por decisión del Intendente Luis Andreotti y el apoyo unánime del Honorable Concejo Deliberante se generó una nueva ordenanza para intervenir y sancionar locales que venden ilegalmente animales no domésticos, o incumplen con condiciones de seguridad, comodidad e higiene.

En todo el territorio sanfernandino está prohibida la introducción de animales silvestres sin documentación específica. A partir de la reglamentación establecida a fines de diciembre, el Municipio controla y acciona en caso de infracciones, sin necesidad de esperar una solución de parte del Gobierno de la Provincia, como estaba dispuesto anteriormente, y con el fin de acelerar el proceso hasta que puedan volver a su hábitat natural.

2

Puntualmente, la Ordenanza N° 11355/14 establece que a los locales que transgredan la norma, el departamento ejecutivo podrá cobrar elevadas multas según el grado de infracción, decomisar los animales, jaulas e instrumentos, y suspender, inhabilitar o clausurar los negocios reincidentes, por un período de 6 meses a 3 años.

Según indicó el Director de Zoonosis, Hernán Zubizarreta, ya se realizaron las primeras dos inspecciones al respecto, y por ellas se secuestraron en total 16 cardenales, 4 tordos negros y un lagarto overo. “Al momento se encuentran al cuidado de la ONG ‘Animales de la Tierra’, según se convino para que los desparasiten especialistas y controlen su salud, hasta que se expidan desde la Provincia y nos autoricen la liberación en la Isla, a donde pertenecen”, informó el veterinario.

“Recalcamos en estos comercios que a los animales que tienen autorizado vender no los tengan en situación de hacinamiento ni falta de higiene”, agregó el funcionario, dejando en claro que la decisión de avanzar desde un orden municipal con esta política de zoonosis es un gran paso para desarticular un mercado basado en el sufrimiento de seres que no pueden defenderse, y en muchos casos arriesga la salud de las personas.

Otro punto destacable de la ordenanza es su Artículo 5°, el cual recuerda además la prohibición de la presencia de animales en ferias, comercios, exposiciones y espectáculos públicos, con especial énfasis en que la reglamentación también alcanza a las compañías de circo.

SIN COMENTARIOS