La Justicia porteña aprobó la boleta electrónica que se usará por primera vez

0
56

La resolución del Tribunal Superior de Justicia se conoció luego de la audiencia que se realizó el viernes con los apoderados de los partidos políticos, quienes aprobaron el diseño de las pantallas que se utilizarán.

El Tribunal Superior de Justicia porteño (TSJ) aprobó la aplicación del sistema de boleta electrónica que se utilizará por primera vez en la ciudad de Buenos Aires, en las elecciones del próximo 5 de julio, para elegir al sucesor de Mauricio Macri en la Jefatura de Gobierno, así como legisladores y comuneros.

5568550609028_260x173

La resolución del TSJ se conoció luego de la audiencia que se realizó el viernes con los apoderados de los partidos políticos, quienes aprobaron el diseño de las pantallas que se utilizarán, mientras que los representantes de ECO -que postula a Martín Lousteau- pidieron implementar urgentes medidas de auditorí­a y denunciaron que el gobierno porteño no les provee las máquinas para capacitar a sus fiscales.

El tribunal aprobó en la acordada las “tecnologías electrónicas en la emisión de voto, escrutinio de sufragios y transmisión y totalización de resultados electorales provisorios” que se utilizarán el 5 de julio y en una eventual segunda vuelta, prevista para el 19 del mismo mes.

En la resolución, se destaca que el sistema de la empresa MSA -contratada por el gobierno de la ciudad- fue auditado por la facultad de ciencias exactas de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y las pantallas fueron aprobadas por los distintos partidos políticos que participarán del comicio.

El informe de la UBA señaló que “no se han detectado problemas graves” en el sistema “ni indicios de que las observaciones que se describen puedan causar inconvenientes insalvables el dí­a de la elección”, aunque advirtió que es “crucial” que las autoridades de mesa sigan los procedimientos aprobados por el TSJ y que el mecanismo de votación sea “apropiadamente difundido” para el conocimiento de los electores.

La auditoría de la UBA señaló también que la empresa MSA entregó el “código fuente” del sistema para ser auditado, destacó que “el mayor resguardo del sistema consiste en los mecanismos de control existentes que son externos a la solución tecnológica” y precisó que “los principales auditores de los comicios siguen siendo tanto los fiscales de las agrupaciones polí­ticas como los mismos electores”.

Ese justamente fue el reclamo que planteó el viernes el apoderado de ECO, Mariano Genovesi, quien le pidió al TSJ que habilite la implementación de “medidas de fiscalización y auditorí­as” del sistema electrónico, más allá del informe técnico que ya presentó la UBA, y además denunció que el gobierno porteño no cumplió hasta el momento con el compromiso de entregar a cada fuerza política unas 60 máquinas para que puedan realizar las tareas de capacitación a sus fiscales.

“Esto entorpece nuestra tarea. Le pedimos al gobierno que reflexione. No son los dueños del comicio”, dijo Genovesi, quien expresó también su preocupación ante la falta de capacitación de las autoridades de mesa, teniendo en cuenta el alto grado de ausentismo que se registró en las primarias del 26 de abril, y de la ciudadanía en general.

El fin de semana, también la candidata a jefa de Gobierno por el PTS en el Frente de Izquierda, Myriam Bregman, se sumó a las críticas y dijo que la implementación de la boleta electrónica “está llena de irregularidades”.

“El PRO busca meter por la ventana un sistema de votación nuevo sin que haya sido probado en ninguna instancia previa de la Ciudad. Ni siquiera se hizo público lo central: cómo funcionaran las terminales donde se votará y cuál es el código fuente de la pantalla de votación y de la transmisión de datos”, aseveró la candidata de la Izquierda.

SIN COMENTARIOS