La problemática del consumo de drogas, un análisis regional

0
217

El Obispado de San Isidro y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) inauguraron hoy, en el colegio Marín, el Taller de análisis de modelos de intervención con jóvenes comprometidos con el consumo de drogas.

En la primera jornada del evento participaron las comitivas representativas de distintas organizaciones no gubernamentales y organismos oficiales de países de la Región que a continuación se detallan: Programa Caminho Melhor Jovem (Brasil); Programa de Políticas Públicas de Juventud (Brasil); Jóvenes en Red (Uruguay); Centro de información, asesoramiento diagnóstico y derivación en drogas “Ciudadela” (Uruguay); Programa Abriendo Caminos (Chile), Programa de Atención Integral a los Niños, Niñas y Adolescentes en Calle (Paraguay) y Gurises Unidos (Uruguay).

Monseñor Oscar Ojea abrió el encuentro con un mensaje de bienvenida en el que manifestó que: “Buscamos saber el porqué de la demanda de las drogas y que eso se atienda de una manera integral”.

Luego de realizar, por la mañana, una visita a los Centros Barriales Diocesanos “San Francisco de Asís” (del Bajo Boulogne) y “Levántate y anda” (de Ricardo Rojas), los participantes constituyeron una mesa de trabajo en la que se analizó el modelo de intervención del Centro visitado; se deliberó también acerca de los determinantes de la vulnerabilidad y exclusión juvenil.

Se contó además con la presencia del padre Aníbal Filippini y del padre Jorge García Cuerva -coordinadores de los Centros Barriales del Bajo Boulogne y de La Cava respectivamente-, y del padre Juan Manuel Ortíz de Rozas, coordinador de la Red Bartimeo.

El padre Jorge García Cuerva, realizó una exposición que cerró con un fuerte aplauso por parte de los participantes. Entre otros aspectos destacó que. “Los Centros Barriales Diocesanos constituyen la posibilidad de una respuesta diferente a la problemática del consumo; una propuesta social distinta. Por eso para nosotros representan la posibilidad del sueño de poder replicarlos después en todo el país. Con la cooperación del BID tenemos la podemos profesionalizar la propuesta, de trabajar más seriamente, y pensar en que esta respuesta de futuros tan terribles y determinados, pueda revertirse”.

Mañana se analizarán las competencias que deben tener los operadores que trabajan directamente con jóvenes para lograr cambios en su condición de vulnerabilidad. Por la tarde, en el tramo final de la jornada, la cuestión central del análisis serán las condiciones que debe tener una intervención con jóvenes en condición de vulnerabilidad para lograr buenos resultados.

SIN COMENTARIOS