Delbonis, en gran reacción, le ganó a Troicki el segundo punto en Tecnópolis

0
200

El argentio había perdido los dos primeros sets, pero en gran partido lo dio vuelta, ganó 2-6. 2-6, 6-4, 6-4 y 6-2, y consiguió el segundo punto para Argentina. Más temprano, Mayer había puesto el 1 a 0.

La jornada comenzó positiva con la victoria del correntino Mayer, 22do. en el ranking mundial de la ATP, sobre Krajinovic (87) por 6-4, 6-2 y 6-1 en una hora y 38 minutos, y luego llegó la ‘frutilla del postre’ con el triunfo del azuleño Delbonis (77) ante Troicki (20) por 2-6, 2-6, 6-4, 6-4 y 6-2, luego de tres horas y media.

Ese éxito, el del ‘zurdo’ Delbonis, fue el que levantó de sus asientos a las casi 7.000 personas que se acercaron hasta el estadio multiusos del predio de Villa Martelli, que pasaron del desencanto a la euforia, con lo cambiante que fue el partido en el cual el argentino pasó de dominado a dominador.

Con la ventaja de 2-0, Argentina tiene tres chances concretas para ser semifinalista, la primera mañana desde las 12 con el dobles que jugarán Carlos Berlocq (145) y casi seguro el correntino Mayer frente a los serbios Dusan Lajovic (96) y el especialista Nenad Zimonjic, 9 del mundo en dobles.

La serie puede definirse el sábado o sino el domingo, con los partidos que jugarán desde las 11 el correntino Mayer ante Troicki y a continuación el azuleño Delbonis frente a Krajinovic.

En el caso de avanzar a las semifinales, Argentina jugará en septiembre próximo ante Bélgica o Canadá, en ambos casos como visitante.

Si bien lo de Mayer fue muy bueno, por la solidez que mostró y la contundencia para demoler de a poco a su rival, lo que sobresalió fue la victoria de ‘Delbo’, por la categoría de su rival y el contexto en que sucedió, luego de remontar dos sets adversos.

El argentino construyó su victoria a partir del tercer set, cuando reaccionó luego de dos parciales en los cuales cometió muchos errores, se vio superado por un rival contragolpeador y efectivo, y no encontró respuestas para torcer la adversidad.

Delbonis, que abría sus brazos ante cada error y con su mirada buscaba al capitán Daniel Orsanic, recién encontró soluciones cuando se adelantó un par de metros en la cancha, tomó la iniciativa y propuso con sus ‘misiles’ de drive, lo que descolocó a Troicki.

El azuleño fue inteligente para mover al serbio de un lado a otro, así le restó potencia e impidió el contragolpe que tanto daño le hacía, y además comenzó a acertar tiros ganadores sobre los flejes, ajustó su devolución y ganó puntos con su saque.

55a964f2d1921_510x339

Delbonis logró un quiebre que le dio confianza, ya que se adelantó 4-3 y luego se llevó el tercer set por 6-4, así descontó la ventaja, y luego rompió el servicio del serbio tres veces en el cuarto parcial (1-0, 3-2 y 5-4) para imponerse otra vez por 6-4 y dejó las cosas igualadas como al principio.

En ese momento surgió el aliento espontáneo del público y de Orsanic desde el banco, convencidos de que ‘Delbo’ podía torcer el rumbo del partido ante un rival que anímicamente sintió el impacto de ver como se le escurría algo que tenía entre sus manos.

Delbonis se mostró firme en el quinto set, impactó la pelota con mucha convicción y tuvo el mérito grande de nunca haber bajado los brazos, así quebró para 2-1, luego para 4-1 y definió por 6-2 en una de sus tres victorias más importantes del año.

Entre los triunfos altos del azuleño, además del logrado ante Troicki, se encolumnan primero el que logró sobre el brasileño Thomaz Bellucci en marzo pasado, también en Tecnópolis, que permitió a la Argentina superar a Brasil por 3-2 en la ronda inicial del Grupo Mundial.

Delbonis también venció en los cuartos de final del ATP de Genova al suizo Stanislas Wawrinka, quien 15 días después fue campeón de Roland Garros.

Esos dos triunfos fueron importantes, sobre todo el logrado en la Davis, y el de esta jornada ante Troicki tomará valor de acuerdo al resultado final de la serie ante Serbia, es decir que será clave si todo termina en victoria, o una simple anécdota si los europeos revierten la eliminatoria en Tecnópolis.

Argentina tiene la mesa servida, quedó ‘match point’ en una serie que pasó de inaccesible con la presencia de Novak Djokivic a ligeramente favorable cuando el número uno del planeta conquistó Wimbledon por tercera vez el domingo pasado y anunció que no estaría en Buenos Aires.

La ventaja es importante pero no decisiva, aunque la foto del festejo final con el capitán y los cuatro tenistas abrazados, autorizan a pensar que los serbios deberán rendir a un nivel superlativo para quitarles algo que comenzaron a gestar en una jornada plena, con convicción y muy buen nivel de tenis

SIN COMENTARIOS