Justicia juvenil restaurativa: Terminó la capacitación en San Isidro

0
233

Se realizó la entrega de diplomas a 15 profesionales que trabajarán en el programa que se aplicará por primera vez en Argentina. El objetivo es evitar la reincidencia de menores a través de una contención integral.

La Justicia Juvenil Restaurativa es un programa que busca abordar la delincuencia de menores de una manera no convencional: se trata de un proyecto que se implementará en San Isidro con el objetivo de evitar la reincidencia de adolescentes a través de un tratamiento integral e interdisciplinario.

Justicia-juvenil-restaurativa-3

Ayer al mediodía, en el Teatro del Viejo Concejo, se realizó la entrega de diplomas a 15 profesionales que participaron de la capacitación para trabajar en este proceso innovador que se centra en la prevención y reparación del daño.

“Nadie empieza robando un banco, se empieza con pequeños delitos. La idea no es dejar de sancionar ni aplicar mano dura ante estos hechos menores sino que sean efectivamente abordados, porque a veces la gente hasta ni los denuncia y después terminan siendo el principio de una carrera delictiva”, sostuvo el secretario de Integración Comunitaria, Arturo Flier antes de empezar la ceremonia.

En este sentido, Raúl Calvo Soler -catedrático de la Universidad de Gerona (Cataluña, España) y especialista en la materia- coincidió: “El programa intenta cortar el hilo conductor que lleva a un chico que cometió un primer delito a efectuar otro de alta intensidad. La idea es generar un proceso de respuesta frente al joven en conflicto con la ley penal cuando roba un celular, entonces estaremos en condiciones de reducir la cantidad de jóvenes que acaben atracando un banco”.

En la entrada del salón, el español explicó que la Justicia Juvenil Restaurativa atiende a las causas y efectos del delito. Y agregó que se basa en tres pilares: reconocimiento por el autor (toma de conciencia del daño que provocó); reparación a la víctima y comunidad (sanción); y reinserción del infractor a la comunidad (prevención de futuros delitos).

Justicia-juvenil-restaurativa-2

Una de las innovaciones que introduce es que incluye a la víctima en el proceso. “No hay nada peor en Argentina que ser víctima de un delito de baja intensidad. Frases como “La saqué barata, sólo me robaron” realmente se están instalando de una manera terrible. Desde esta perspectiva, lo que busca el proceso es que encuentren -víctima, victimario y sociedad- espacios para reparar o restaurar aquello que generó el acto delictivo”, agregó Calvo Soler.

La iniciativa, que se aplicará por primera vez en Argentina, plantea la idea de no institucionalizar a un menor y, en su lugar, brindar un tratamiento especializado que contemple su situación personal para que no vuelva a caer en la delincuencia y efectivamente pueda reinsertarse en la sociedad a través del estudio, trabajo o deporte.

Este programa, que se desarrolla en varias partes del mundo, tuvo resultados alentadores en Cataluña: más del 60 por ciento de los chicos que participaron del proyecto no reincidieron; y, por el contrario, el 70 por ciento de los que fueron implicados en un proceso penal volvieron a cometer delitos.

“Lo más importante es que somos el primer municipio de toda la Argentina con una política real para la delincuencia juvenil. Se busca trabajar en la prevención porque nadie nace delincuente, hay un contexto general que lleva al niño a eso, por eso tiene que haber un Estado con prácticas sociales integradoras para evitar que se transforme en un delincuente mayor”, sostuvo el presidente del Concejo Deliberante, Carlos Castellano.

Los 15 profesionales que recibieron su diploma ayer realizaron un curso de 150 horas durante seis meses, a cargo de especialistas con más de 20 años de experiencia. Cuando el proyecto empiece a implementarse -que se prevé será en las próximas semanas- trabajarán en equipos complementarios con diferentes tareas: Equipo de Selección, que determinará qué casos se tomarán (Defensoría, Fiscalía y Magistratura); Equipo Técnico, que se encargará del tratamiento de patologías o adicciones (psicólogos, trabajadores sociales de la Municipalidad de San Isidro y el Obispado); y Equipo de Operadores, que diseñarán la estrategia restaurativa del joven (abogados y mediadores del Colegio de Abogados de San Isidro).

“Es claro que el sistema actual no está dando la respuesta social que el problema requiere, ésta es una nueva forma de comprometer a toda la sociedad, es un proceso que invita a la reflexión y a revertir una situación integral que rodea al joven que delinque”, concluyó Josefina Espantoso, del Servicio Local de Promoción y Protección de Derechos de Niños del Municipio de San Isidro.

SIN COMENTARIOS