Los abuelos festejaron la llegada de la primavera en San Isidro

0
209

El intendente Gustavo Posse participó de la fiesta que más de 6 mil personas disfrutaron hoy en Puerto Libre, el predio ubicado en Martínez.

Más de 6 mil abuelos festejaron hoy la llegada de la primavera en Puerto Libre, el predio ubicado en Elcano 2340 (Martínez). Música y baile fueron los protagonistas de una fiesta que se hizo rogar por el mal tiempo. El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, participó de la celebración que incluyó la elección del Rey y la Reina de la primavera.

“Este es un lugar que el Municipio preparó hace muchos años para homenajear a las personas que hicieron tanto por nosotros: los adultos mayores. Este predio es una fiesta y me da mucha felicidad ver la alegría de todos los presentes”, expresó Posse tras saludar a los abuelos.

Folklore, tango, gimnasia aeróbica, natación y rock son algunas de las iniciativas gratuitas que los adultos mayores realizan a diario durante el año, en el marco del programa municipal Juventud Prolongada.

“Aquí en San Isidro, un abuelo no es sinónimo de viejo sino que es una persona que prolonga su juventud. Por ello, el nombre del programa que se lleva adelante en este lugar frente al río”, agregó Posse.

A su lado, el director de Tercera Edad, Antonio De Pascua, afirmó: “Este es un proyecto que lleva 30 años en el que buscamos mejorarle la calidad de vida a todos los adultos mayores. Hoy es un día para festejar la camaradería y la amistad”.

Puerto-Libre-dia-primavera-1

El equipamiento del predio incluye dos salones de usos múltiples, un quincho climatizado, salón para diferentes talleres, sala de video, playón polideportivo, pileta de natación, canchas para hacer deportes, biblioteca, mesas y sillas, y mucho espacio verde.

“Puerto Libre es nuestra casa y sus visitantes son nuestra familia. Aquí pasamos unos días hermosos, como el de hoy, a puro baile y risas”, comentó José Campos, de Boulogne.

Mientras bailaba charlestón, Teresa Muñoz, expresó: “Vengo siempre y lo disfruto mucho. Paso unos días maravillosos aquí. Es increíble que todo esto sea gratuito”.

Con una gran sonrisa, Perla de Ticosqui, concluyó: “Hace 20 años que vengo y cuando me quedé viuda este lugar fue mi terapia. Tengo un montón de amigas, bailo, aprendí computación; no tengo palabras para describir esto”.

SIN COMENTARIOS