Molle: “Nos propusimos llegar a las 300 mil armas destruidas y hoy lo logramos”

0
95

El candidato a intendente por el Frente para la Victoria en San Fernando y Director del RENAR, Matías Molle anunció la destrucción de 7.829 armas que sumadas a las eliminadas en la última década llegan a 300.207 armas retiradas de circulación.

Del evento participaron el Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Julio Alak; el Ministro de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, Ricardo Casal y el Subsecretario de Política Criminal de la Provincia de Buenos Aires, César Albarracín.

Las armas que se destruyeron corresponden a las obtenidas a través de la ley 26.216 del Programa Nacional de Entrega Voluntaria y de la Ley 25.938, sobre las armas secuestradas por las fuerzas de seguridad en el marco de procesos judiciales.

IMG_1305

Al respecto, Molle expresó: “Cada arma que destruimos es una posibilidad menos de hacer daño o provocar un accidente. Nos propusimos llegar a las 300 mil armas destruidas y hoy lo logramos porque sabemos que menos armas, es más vida.” Y concluyó: “Este tipo de políticas para sacar las armas de la sociedad impactan sobre la seguridad de los argentinos.”

El procedimiento de destrucción se realiza en dos etapas: en primer término, la trituración de las piezas, que luego son fundidas mediante la utilización de un horno de alta temperatura. El material resultante, es donado a entidades de bien público. El método argentino, que consiste en la inutilización, destrucción y fundición de las armas, es pionero en la región y recibió elogios del Mercosur.

En cuanto al Plan de Desarme, se puso en funcionamiento en el año 2007 por iniciativa del ex presidente Néstor Kirchner, apoyado por organizaciones de la sociedad civil que impulsan políticas de reducción del circulante de armas. En el momento, se toma el número de serie, tipo y calibre para cotejarlos con el registro interno. Las armas que estén relacionadas con procesos judiciales pendientes son separadas y quedan sujetas a los procesos administrativos correspondientes. El Programa consiste en la entrega voluntaria y anónima de armas de fuego y municiones a cambio de un incentivo, que varía entre los 500 y 2.000 pesos, según el tipo y calibre del arma entregada. Luego, son inmediatamente inutilizadas con una prensa hidráulica hasta su destrucción.

Desde su implementación, ya se sacaron de circulación más de 173 mil armas y más de un millón de municiones. En el año 2013, recibió el premio “Política del Futuro 2013” en Nueva York, otorgado por la Oficina de Asuntos de Desarme (ONU), el Consejo Mundial del Futuro y la Unión Interparlamentaria.

SIN COMENTARIOS