Gutiérrez: “Si a Kicillof le interesasen los jubilados les pagaría el 82% móvil y los juicios que le deben”

0
157

Así lo expresó el diputado del Frente Renovador, Ramiro Gutiérrez, quien afirmó que en nuestro país, “un jubilado cobra como haber mínimo $4.299,06 mientras que un preso que trabaja tiene un salario que asciende a los $6.060; este es un dato de la realidad que el ministro no puede fraguar”.

De esta manera, el legislador renovador se pronunció sobre los dichos del ministro de Economía (Axel Kicillof) que descalificó al líder del frente UNA, Sergio Massa, argumentando que es “mentira la comparación de que un preso cobra más que un jubilado porque compara la jubilación de tres millones de personas con 60 mil presos que está  bien que para reinsertarse en la sociedad que laburen”.

Ante este contexto, Gutiérrez comparó la situación de un privado de libertad con un jubilado y graficó: “un preso que no paga alojamiento, comida, ni ningún impuesto gana un 46% más que un jubilado. Hoy en el país del oficialismo el que robó, el que violó o el que mató tiene capacidad de ahorro y gana más que el que trabajó toda su vida”.

Según una investigación periodística del diario Perfil, 7 de cada 10 presos federales percibe el salario mínimo. Desde diciembre del año 2014, fallos de jueces formados por Eugenio Zaffaroni como Alejandro Slokar otorgaron, a los presos los mismos derechos que la ley consagra a los trabajadores libres, con lo cual se les deberá pagar vacaciones, sueldo anual complementario, asignación familiar y la posibilidad de agremiarse, entre otros conceptos.

Y dijo finalmente: “En la Argentina de Kicillof y este modelo, no sólo se le paga sueldo, aguinaldo y vacaciones al que te robó con armas, sino que al Estado le cuesta $29000 al mes su alojamiento penitenciario”.
“Kicillof debería saber que según la encuesta permanente de hogares (EPH), con datos del INDEC de junio de este año, la mitad de los trabajadores en blanco (8.000.000 de personas) ganan en la Argentina menos de 6.000 pesos, es decir menos que un preso”.

“Nuestra propuesta es clara, el que delinque a la cárcel y allí debe cumplir la integridad de la pena sin beneficios. El trabajo será obligatorio para él que pueda brindarlo y como compensación de su labor terapia cobrará un peculio con triple imputación: reparación del perjuicio causado, mantenimiento del penal y una reserva de valor para el momento de su egreso y todo será regulado por un régimen laboral especial como el español”, concluyó.

SIN COMENTARIOS