Subrayan que el tratamiento y autocuidado mejoran la vida de los diabéticos

0
217

El Ministerio de Salud de la Nación informó que provee antidiabéticos orales a unas 180.000 personas, al ampliarse los derechos de acceso a medicación y tratamiento de esa enfermedad, que afecta a cerca de 3 millones de argentinos, de los cuales 56% realiza tratamientos farmacológicos.

En vísperas de celebrarse el Día Mundial de la Diabetes, la cartera sanitaria recuerda que el tratamiento y el autocuidado con una dieta saludable mejoran la calidad de vida de las personas con esa enfermedad. Por medio del Programa Remediar, se provee de antidiabéticos orales a unas 118.000 personas que necesitan esa medicación.

Hoy se realizará un operativo de salud en el partido de San Miguel, provincia de Buenos Aires, en el marco de la estrategia interministerial Estar Ahí. Durante la jornada se realizaran controles de salud de niños, adolescentes y adultos; consulta obstétrica y consejería sobre salud sexual; y talleres de promoción y prevención de la salud con especial hincapié en la diabetes.

Se trata de una afección que se caracteriza por presentar niveles aumentados de azúcar en sangre (glucemia), y junto con las enfermedades cardiovasculares, las respiratorias y las renales crónicas y  el cáncer, forman parte de las llamadas enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT). En la Argentina se estima que 3 millones de personas tienen diabetes y el 56 por ciento realiza un tratamiento farmacológico.

Las Encuestas Nacionales de Factores de Riesgo (ENFR), indican que entre 2005 y 2013 se duplicó la población con esta enfermedad que se adhiere a un tratamiento farmacológico. A su vez, el 76,8 por ciento de la población se realizó controles de glucemia.

“Desde 2013, con la modificación de la Ley de Diabetes, se ampliaron los derechos de acceso a la cobertura en medicamentos y reactivos de diagnóstico para el autocontrol de las personas con esta enfermedad, este es un bien social garantizado desde el Estado. De esta forma se protege el piso de calidad en el tratamiento para todos”, comentó el director nacional de Prevención de Enfermedades y Riesgos, Jonatan Konfino.

“La adherencia a los tratamientos está en aumento, venimos trabajando en la instrumentación en todo el país de un nuevo modelo de atención para las personas con enfermedades crónicas para mejorar los servicios de salud, trabajar sobre el seguimiento de los pacientes en el primer nivel de atención y favorecer el diagnóstico oportuno, la mejor adherencia a los tratamientos y los controles periódicos”, puntualizó. “En muchos centros de salud se instrumentan los turnos programados y protegidos para los controles”, destacó Konfino.

Los grupos de personas más propensas a contraer la enfermedad son las mujeres que sufrieron diabetes gestacional, aquellas cuyos hijos nacen con un peso mayor a 4,5 kg, los que tienen familiares con esta enfermedad, las personas con sobrepeso u obesidad y aquellos que presentan enfermedad cardiovascular o hipertensión arterial. Ante estos factores de riesgo se recomienda realizarse el control de glucemia.

“La ausencia de tratamiento puede dar lugar a complicaciones en diferentes órganos, como los ojos, riñones, corazón, arterias y pies, entre otras. Además de los controles y la administración de fármacos, la adopción de prácticas de autocuidado como cuidar la alimentación, realizar ejercicios tomando las precauciones necesarias para no sufrir lesiones y modificar algunas prácticas cotidianas para evitar complicaciones en los pies, por ejemplo, colaboran en mejorar la calidad de vida de la persona y su entorno familiar y social”, comentó el funcionario.

Cuidados de la persona con diabetes

La glucosa es un azúcar que proviene de los alimentos que consumimos, por eso se recomienda una alimentación balanceada que contemple el consumo diario de frutas y verduras, la incorporación a la dieta de hasta cinco porciones semanales de carnes entre rojas y blancas (como pueden ser el pollo y el pescado) y evitar la ingesta de azúcares, grasas y los alimentos con alto contenido en sodio (fiambres, embutidos, aderezos, productos de copetín, quesos, etc.).

En cuanto a la actividad física, se debe comenzar con 30 minutos diarios de actividad leve, como por ejemplo una caminata, utilizar las escaleras en lugar del ascensor, desplazarse a pie hasta el trabajo o ir en bicicleta. Progresivamente se pueden ir sumando minutos y actividades que requieran un esfuerzo mayor. Las personas con diabetes son susceptibles a lesionarse, por lo que es muy importante el uso de un calzado adecuado para realizar actividad física, usar medias de algodón y evitar que el pie esté presionado.

Dado que son susceptibles de tener infecciones, ulceraciones o destrucción de los tejidos del pie (a esto se lo llama pie diabético), es importante mantener una rutina de inspección de los pies para advertir a tiempo cambios en el color, inflamación o textura; realizar un lavado diario con agua y jabón, usar una toalla exclusiva para secar los pies y corroborar que no quede humedad entre los dedos; La piel de la planta y el dorso debe hidratarse con crema, evitarla entre los dedos del pie; las uñas se deben cortar el línea recta, de ser posible limarlas, en caso de presentar hongos o callos deben ser tratados por un profesional. En cuanto al calzado, debe ser cómodo, sin ajustar excesivamente el pie, es recomendable quitarse los zapatos 10 a 15 minutos al día cada 3 horas para aliviar la presión.

El Día Mundial de la Diabetes, que se celebra cada 14 de noviembre desde 1991, fue promovido por la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este año las acciones se llevan a cabo bajo el lema “Detengamos la epidemia de diabetes”.

SIN COMENTARIOS