Francisco pidió a los comunicadores “ponerse al servicio de la verdad y no de intereses particulares”

0
269

El Papa Francisco pidió a los comunicadores “ponerse al servicio de la verdad y no de intereses particulares” en un mensaje para la 49° jornada mundial de la paz del próximo 1° de enero, en el que vuelve a alertar sobre una “tercera guerra mundial en fases”.

“No perdamos la esperanza de que 2016 nos encuentre a todos firme y confiadamente comprometidos, en realizar la justicia y trabajar por la paz en los diversos ámbitos”, aseguró el Sumo Pontífice en un mensaje difundido hoy y que tradicionalmente marca la linea diplomática de la Santa Sede durante el año.

Allí Francisco aseguró que “quienes se dedican al mundo de la cultura y de los medios de comunicación social tienen también una responsabilidad en el campo de la educación y la formación, especialmente en la sociedad contemporánea, en la que el acceso a los instrumentos de formación y de comunicación está cada vez más extendido”.

“Su cometido es sobre todo el de ponerse al servicio de la verdad y no de intereses particulares”, remarcó.

El papa citó el mensaje de la paz de 2012 y explicó que los medios de comunicación “no sólo informan, sino que también forman el espíritu de sus destinatarios y, por tanto, pueden dar una aportación notable a la educación de los jóvenes”.

“Es importante tener presente que los lazos entre educación y comunicación son muy estrechos: en efecto, la educación se produce mediante la comunicación, que influye positiva o negativamente en la formación de la persona”, agregó.

Además, recordó que “quienes se ocupan de la cultura y los medios deberían también vigilar para que el modo en el que se obtienen y se difunden las informaciones sea siempre jurídicamente y moralmente lícito”.

“Desgraciadamente -insistió en ese marco-, debemos constatar que el aumento de las informaciones, propias de nuestro tiempo, no significa de por sí un aumento de atención a los problemas, si no va acompañado por una apertura de las conciencias en sentido solidario”.

“Más aún, esto puede comportar una cierta saturación que anestesia y, en cierta medida, relativiza la gravedad de los problemas”, subrayó.

En esa línea, recordó que este año estuvo marcado por “guerras y los atentados terroristas, con sus trágicas consecuencias, los secuestros de personas, las persecuciones por motivos étnicos o religiosos y las prevaricaciones”.

Esto ocurrió “de principio a fin, multiplicándose dolorosamente en muchas regiones del mundo, hasta asumir las formas de la que se podría llamar una ‘tercera guerra mundial en fases'”, comentó.

De todas formas, el Sumo Pontífice destacó que en 2015 hubo acontecimientos que ayudan “a renovar la exhortación a no perder la esperanza en la capacidad del hombre de superar el mal”, entre ellos “el esfuerzo realizado” para lograr un acuerdo en la cumbre del cambio climático de París, al tiempo que recordó también el 50° aniversario del fin del Concilio Vaticano II.

En el marco del Jubileo Extraordinario de la Misericordia que comenzó el 8 de diciembre y se extenderá hasta el próximo 20 de noviembre, el papa invitó “a la Iglesia a rezar y trabajar para que todo cristiano pueda desarrollar un corazón humilde y compasivo, capaz de anunciar y testimoniar la misericordia”.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.