Con el Programa Justicia Juvenil Restaurativa, el Municipio ya asiste a 266 adolescentes

0
133

La iniciativa, que comenzó en 2014, busca llegar a tiempo para disminuir los niveles de reincidencia de aquellos jóvenes que han delinquido por primera vez.

A través del Programa Justicia Juvenil Restaurativa que comenzó en 2014, el Municipio de San Martín ya trabaja en 266 casos de jóvenes de entre 14 y 18 años que cometieron faltas o delitos de baja intensidad por primera vez, con el objetivo de llegar a tiempo para disminuir los niveles de reincidencia.

En este sentido, un ​equipo interdisciplinario de abogada​s mediador​a​s, psicólog​a​s y trabajador​as sociales se encargan de la selección de los casos, el diseño de estrategias específicas y la intervención particular en cada situación.

Al respecto, la subsecretaria de Inclusión e Integración Social, Marcela Ferri, señaló: “Este programa se propone reparar el daño ocasionado ​por hechos delictivos ​y promover la participación en ese proceso tanto del infractor como de la víctima. Así, buscamos prevenir la reincidencia de los adolescentes a través de su responsabilización, el reconocimiento del daño generado y la necesidad de repararlo, como también del fortalecimiento de su vínculo con la comunidad”.

El Programa Justicia Juvenil Restaurativa fue implementado a partir de un convenio entre el Municipio, la Fiscalía General del Departamento Judicial de General San Martín, el Colegio de Abogados y la Universidad de San Andrés, con el fin de proponer una forma alternativa de atender los conflictos y/o delitos de baja intensidad que involucran a adolescentes menores de edad.

El Municipio asiste a jóvenes que han delinquido por primera vez

En este sentido, la Fiscalía realiza una preselección de los casos y los deriva al equipo técnico municipal, quienes luego de un análisis de contexto del adolescente envían una notificación a su casa para convocarlo a una reunión informativa. Asimismo, también se invita a la víctima a participar del programa.

Una vez que el joven acepta participar, se llevan a cabo encuentros periódicos con las operadoras municipales para avanzar en el reconocimiento del hecho, la responsabilización y la reparación del daño. Según el caso, se trabaja en red con distintos recursos locales para abordar aspectos de su vida social -escuela, Centro Juvenil, talleres culturales y deportivos, etc.- en pos de restablecer su vínculo con la comunidad.

​“Cuando nos encontramos con un joven que comete un delito grave y analizamos su historia de vida, nos damos cuenta de que en general su familia y el Estado lo han dejado solo cuando comenzó a manifestar los primeros episodios de “poco importancia” desde el aspecto penal. El objetivo fundamental de este programa es llegar a tiempo”, aseguró Ferri.

Y concluyó: “Estamos convencidos de que tenemos que trabajar desde la promoción de acciones de inclusión, para poder alcanzar un mejor acompañamiento como Estado y para que nuestros adolescentes puedan plantearse un nuevo proyecto de vida”.

En esta primera etapa del Programa se realizó una adecuación a la realidad de Argentina y de Buenos Aires, de la propuesta académica que plantea la experiencia del Programa de Justicia Juvenil de la Generalitat de Catalunya, España, donde se redujo en un 60 por ciento la reincidencia de los adolescentes en conflicto con la ley, y a distintas experiencias en países latinoamericanos.

SIN COMENTARIOS