Se celebraron las fiestas patronales de Santa Rita en San Isidro

0
198

El intendente Gustavo Posse se sumó a los cientos de fieles que, ayer por la tarde, participaron en la tradicional procesión y en la misa que se realizó en honor a esta Santa Patrona.

Como cada 22 de mayo en San Isidro, vecinos y devotos de Santa Rita se acercaron a la iglesia en Boulogne para celebrar las fiestas patronales. El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, se sumó a la procesión y a la misa que se realizó ayer en su honor.

Posse destacó el legado de la virgen que buscó la reconciliación en la comunidad: “Santa Rita es emocionante, sobre todo por su historia; porque aunque su familia sufrió mucha violencia por parte de la sociedad, ella supo perdonar y generó una cultura de paz. Por eso es que pasan los años y siempre está vigente”.

14064467687_9c6f1ac5f0_b

En una tarde fría pero con sol, la imagen de Santa Rita salió de la parroquia para recorrer las calles del barrio que lleva su mismo nombre, en la localidad de Boulogne. Familias enteras participaron en la tradicional procesión, que partió puntual a las 16, y a la que se fueron sumando vecinos que, desde sus casas, observaban a la multitud pasar.

En la puerta de su casa, Mariana Pirc esperó la llegada de la virgen junto a su mamá Helena, en silla de ruedas. “Hace 40 años vivimos en la zona, por eso somos muy devotos y nos gusta que pase por acá para que mi mamá la vea, porque antes iba todos los días a misa pero ahora ya no puede”, afirmó emocionada.

María Teresa Lavín esperó la peregrinación en la entrada del Instituto Cervantes, colegió que fundó su abuelo varios años atrás. “Nací y crecí en este barrio, para nosotros Santa Rita es nuestra; me bauticé ahí y ahora mis hijos van a catequesis. La parroquia es un lugar de reunión, de comunidad”.

De vuelta frente a la puerta de la iglesia, los peregrinos repitieron “¡Viva Santa Rita!” mostrando sus pañuelos blancos. Luego se celebró la misa precedida por el Padre Marcelo Mazzitelli que hizo una especial petición por la educación y los jóvenes, para que todos tengan la misma posibilidad y crezca una sociedad más justa.

Santa Rita fue una mujer que, presionada por su padre, se casó pero su marido fue asesinado. Sus hijos y parte de la comunidad reclamaron venganza, sin embargo, ella se negó e hizo lo que supuso que Dios querría: perdonó.

Como parte de la celebración, al lado del altar estaba una cruz muy grande de madera y el párroco Mazzitelli explicó la historia de cómo llegó ahí: “Es un regalo que tenemos en este día de fiesta. Es la cruz que entregó el Papa Francisco en el Encuentro Mundial de los Jóvenes en San Pablo para que la compartan”.

Al final de la homilía, el Padre Mazzitelli, aseguró que “Santa Rita significa esperanza. Y el mensaje, en un país con tanta violencia, es sembrar paz y recorrer caminos de reconciliación para vivir como hermanos”.

SIN COMENTARIOS