Un empate con gusto a poco

0
96

Tigre no puedo sumar de a tres y acercarse a los líderes. Tan sólo igualó 1 a 1con Aldosivi, luego de ir en ventaja con un golazo del joven Diego Sosa, el Matador bajó su rendimiento en el segundo tiempo y lo pagó muy caro.

El conjunto de Victoria, tenía la ilusión de seguir creciendo en la tabla de posiciones y estar más cerca de los puestos de clasificación para la Copa Sudamericana. Sin embargo, desde el juego no pudo marcar una clara diferencia y terminó extrañando demasiado a su generador de fútbol, “Cachete Morales”.

El partido arrancó como se esperaba en la previa, con el equipo local como protagonista, teniendo la posesión del balón y las mejores situaciones de gol. Enfrente estaba Aldosivi de Mar Del Plata, de muy floja campaña y quien nunca había podía derrotar a Tigre.

Apenas a los 10 minutos de juego,  el delantero Federico Gonzalez tuvo una clara oportunidad para abrir el marcador,  tras un pelotazo largo del fondo, el “Chino” Luna peinó el balón y  habilitó a González, quien definió sin puntería por encima del arquero Vega.

A los 17 minutos, tras un lateral, el pibe Diego Sosa (una de las promesas de Tigre), recibió el balón y de manera magistral remató desde media distancia para abrir el marcador. Con el resultado a favor, Tigre creció en confianza y a cinco minutos más tarde, tuvo el segundo grito, nuevamente en los pies de Sosa, quien conectó una magnífica volea, pero esta vez respondió muy bien el arquero del Tiburón, Matías Vega.

El reloj marcaba 36 minutos del primer tiempo, cuando luego de una floja salida del equipo visitante (fueron varias a lo largo de la tarde), Vega entregó corto un pase y le permitió al “Chino” Luna disparar a la portería, pero sin la suficiente eficacia para marcar el segundo gol.

A esa altura, el partido parecía un “trámite” para Tigre, dominaba con absoluto confort, Aldosivi ofrecía muchas ventajas en el fondo, pero el Matador no lograba liquidar el encuentro. Su técnico Pedro Troglio, visiblemente con cara de fastidio por las ocasiones desperdiciadas, comenzaba a lamentarse, casi como una premonición de lo que iba a suceder en la segunda mitad.

El calor agobiante no aflojaba, lo que si iba a “aflojar” iba a ser el rendimiento del conjunto local tras el inicio del complemento. De entrada, parecía que era otro partido, que nada tenía que ver con el primer tiempo. Inexplicablemente, Tigre cedió la posesión del balón y Aldosivi, tímidamente comenzó a animarse en el juego.

Con sólo 2 minutos del segundo tiempo, de un centro desde la derecha y luego de una serie interminable de errores de la defensa de Tigre, Medina de cabeza empató el partido. Para sorpresa de todos, la gente se miraba como tratando en encontrar alguna explicación a esa jugada, que cayó como un balde de agua fría para la parcialidad local.

A partir de allí, Aldosivi se soltó y comenzó a manejar el juego, a Tigre se lo veía confundido en el campo, con signos de desesperación, imprecisión en los pases, perdiendo los balones divididos y sin frescura.

La siguiente aproximación llegó a los 17 minutos del ST, con un remate desviado de Francisco Leonardo, pero eso evidenciaba el momento de Aldosivi en el partido, que aprovechaba el bajón futbolístico del equipo de Victoria e iba por más.

Pedro Troglio “metió” mano en el equipo, para ver si a través de cambios podía modificar el rumbo del juego. Ellacopullos ingresó por el lateral Papa y más tarde Lucas Wilchez por Rincón, justamente para tener más claridad y criterio con el balón.

A los 32 minutos del complemento, se presentó la más clara para el Matador, un disparo de Wilchez “besó” el poste y no ingresó, tras una asistencia de Ellacopullos, una jugada realizada por los hombres que habían ingresado.

Tigre iba como podía, con lo que le quedaba, era más empuje, ganas, que juego y precisión, los minutos seguían transcurriendo y lo que parecía una tarde “sencilla” para sumar de a tres, se transformó en una pesadilla, con absoluta desesperación del conjunto de la zona norte.

El final llegó y la decepción para Tigre también, que con el empate consumado, alcanzó las 17 unidades, quedando a 9 de Estudiantes (con un partido menos). Dejando dos puntos importantes para seguir creciendo en la tabla de posiciones, de cara a la clasificación a las copas.

De esta manera, de los últimos diez partidos, el Matador ganó 4, empató 5 y perdió uno. La buena noticia es que “Cachete” Morales, volverá a entrenar a la par de sus compañeros, luego de resentirse de su lesión. Sin dudas, Tigre lo va a necesitar y mucho para volver a la senda del triunfo cuando visite en la próxima fecha a Sarmiento en Junín.

 

 

SIN COMENTARIOS