Massa, Stolbizer, Camaño, Lavagna y Abrevaya evaluaron el impacto de la reforma del Impuesto a las Ganancias en la ciudad

0
256

Terminada la sesión de Diputados en el día de ayer donde se aprobaron las modificaciones al Impuesto a las Ganancias, ahora llamado “Impuesto al Ingreso”, Margarita Stolbizer y Sergio Massa evaluaron la incidencia efectiva de estos cambios sobre el empleo y los trabajadores. Lo hicieron junto a la diputada Graciela Camaño y los referentes de la Ciudad de Buenos Aires, Marco Lavagna y Sergio Abrevaya, Presidente del partido GEN en CABA. Las conclusiones conjuntas son las siguientes:

En la actualidad, uno de cada cuatro empleos privados registrados corresponde a la Ciudad de Buenos Aires, pero en la Ciudad está casi la mitad de los trabajadores alcanzados por Ganancias (estimamos 800.000 de los casi 2.000.000).

Dado que en CABA los salarios registrados superan a la media nacional en alrededor de 16%, el Impuesto a las Ganancias ejercía una presión relativamente mayor que en el resto del país.

La reforma del impuesto implicará un alivio sustancial para estos trabajadores por distintas vías. En primer lugar, la elevación de las deducciones y la creación de nuevas (horas extras y viáticos) permitirá que no pasen a tributar quienes hoy no lo hacen. En segundo lugar, la modificación de las escalas permitirá que quienes hoy tributan, tengan un importante alivio fiscal. El efecto combinado de escalas y deducciones representará, en términos de mejora de bolsillo, un aumento de entre 5% y 10% para el grueso de los trabajadores de la Ciudad que hoy pagan Ganancias.

La incorporación de la deducción por alquileres tendrá una particular incidencia favorable en la Ciudad, dado que la diferencia entre la canasta de consumo de un hogar tipo entre propietario e inquilino hoy es de 24%. Asimismo, hay que recordar que la cantidad de inquilinos subió de 24% en 2003 a 35% en 2015.

Finalmente, la modificación en los topes de monotributo, con actualización automática, permitirá que muchos porteños no deban pasarse al régimen general por el efecto de la inflación, con el brusco salto en la presión tributaria que ello implica.

Logramos cumplir con los compromisos políticos que habíamos sostenido y por los que reclamamos durante todo el año. Logramos evitar que el oficialismo pudiera patear este debate hacia adelante. Y sobre todo, le vamos a dar a los trabajadores un Año Nuevo sin tener que pagar un impuesto que grava brutalmente sus salarios. Aún nos queda una agenda importante hacia adelante. Vamos a seguir trabajando juntos para dar las respuestas que los argentinos necesitan.

SIN COMENTARIOS