Educar para la libertad

0
503

La Revolución de Mayo inició un proceso de independencia que condujo al nacimiento de la Argentina. La Primera Junta de Gobierno es el símbolo de esa incipiente autonomía que comenzaba a gestarse en 1810. Era el sueño de hombres como Castelli y Paso, pero también de otros cientos de anónimos que dejaban su vida para una Patria libre.

Pero el concepto de libertad no se remite a unahazaña de hombres valientes, es una construcción permanente. 207 años después, la Patria se defiende en cada lugar del país y de las formas más loables. Es la tarea que le toca a cada habitante de la Nación.

La educación que se imparte cada día, en cada aula de nuestras escuelas, está vinculada a la libertad. Educamos para ser autónomos; para tomar nuestras propias decisiones porque somos libres, por lo tanto, la educación es la manera que tenemos de construir la Argentina.

La libertad es posible sólo a través del conocimiento y por eso se forja en  las escuelas; contrariamente, la ignorancia sólo conduce a la esclavitud, la opresión, la dominación.

Estudiar nos acerca a la libertad y con ella a la felicidad, ya que ésta radica en hacer lo que uno ama, en poder decidir, elegir a conciencia, y eso lo da el conocimiento. Como dice Sarmiento, que fue un gran hombre, hay que “iluminar con la razón la noche de ignorancia”.

Y en eso estamos, en ese tiempo nos encontramos, en donde el cambio cultural opera a través de la educación, la enseñanza; el cambio de conciencia está gestándose en nuestras escuelas, en el aula, con los maestros enseñando y los alumnos aprendiendo.

El conocimiento es lo que abre las puertas a los chicos que están creciendo en nuestras escuelas, para que se constituyan en personas de bien, que sirvan a su patria. La Patria, que es el lugar donde nacieron, donde viven sus madres, sus padres, sus amigos, y donde crecerán sus hijos. Y para servirla tenemos que dejar de lado la ignorancia, tenemos que estudiar, ser libres, porque la Patria es libre si cada uno de nosotros lo es.

Este es el tiempo para reflexionar acerca de la importancia de construir entre todos una sociedad más justa, más tolerante, cuyas basesse sostengan en la educación, una educación para la libertad, que es ni más ni menos que la posibilidad de hacer lo que queremos sin lastimar al otro.

Por eso es importante acompañar y trabajar junto a las nuevas generaciones para poder crear un ambiente de respeto, de encuentro, de diálogo, de empatía con el otro, una sociedad igualitaria.
A través de procesos educativos que formen en valores podremos encontrar las herramientas y las estrategias necesarias para construir espacios de reflexión que permitan acortar brechas, ejercitar nuestra comprensión y reconstruir el tejido social.

Es en las aulas, pero también en los ámbitos no formales de la educación, donde se puede empezar a transformar y construir una sociedad abierta, de participación y de compromiso, una sociedad más justa.

Lo que nos ata es la cadena de la ignorancia. La libertad se logra sólo a través del conocimiento y del estudio. Celebremos a la Patria en este día, recordando los valores de esos hombres que lucharon por nuestra independencia, y trabajemos juntos por una mejor educación, por el acceso al conocimiento, que fortalezca nuestra identidad de ciudadanos libres.

Alejandro Finocchiaro
Ministro de Educación
Provincia de Buenos Aires

SIN COMENTARIOS