Rodríguez Larreta cerró en el Teatro Colón sus ocho años de una transformación histórica en la Ciudad

“Con el orgullo bien alto y la nostalgia de una etapa que se termina, hoy puedo decir: misión cumplida”, sostuvo el Jefe de Gobierno porteño”

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, cerró en el Teatro Colón sus ocho años al frente de una transformación histórica en la Ciudad. “Con el orgullo bien alto y la nostalgia de una etapa que se termina, hoy puedo decir: misión cumplida”, fueron sus emotivas palabras en un discurso que acumuló aplausos entre los integrantes de su gabinete, empresarios, referentes de medios y distintos protagonistas de la vida política argentina.

“Cualquier palabra le queda chica a esta transformación gigante que hicimos. Lo primero que me sale decir es que todo este esfuerzo valió la pena. Valió la pena dejar la vida, trabajar sin parar para que la Ciudad esté cada día mejor”, agregó acompañado por el jefe de Gobierno electo, Jorge Macri; la vicejefa de Gobierno electa, Clara Muzzio; el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel; y el ex vicejefe de Gobierno, Diego Santilli. También estuvieron el ex presidente de la Nación, Mauricio Macri, la presidenta del Pro, Patricia Bullrich; y la diputada María Eugenia Vidal, entre otros invitados.

“Todo este esfuerzo que hicimos valió la pena”. (Rodríguez Larreta)

Rodríguez Larreta arrancó su discurso con una frase tan corta como contundente: “Qué fuerte, ¿no? Ver esto todo junto. Y todos juntos, con el gran equipo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Con ustedes compartimos la vida. Estuve pensando mucho qué decir, porque la verdad es que cualquier palabra le queda chica a esta transformación gigante que hicimos. Agradezco mucho que hoy nos acompañan líderes religiosos, culturales y sociales, empresarios y periodistas que fueron parte de la transformación de Buenos Aires. Esto lo hicimos entre todos.”

Hizo un agradecimiento especial a sus seres queridos: “Gracias a mi familia, a mis hijas, a Milagros. Siempre estuvieron conmigo y lo valoro mucho”.

A través de todos estos años, Buenos Aires tuvo una transformación  integral que incluyó: integración social y urbana de barrios populares; infraestructura y mejoras en los servicios públicos; viviendas nuevas y renovadas para los vecinos más necesitados; obras; mayor espacio público; movilidad; educación; trabajo; seguridad; salud y bienestar integral; cultura; e innovación.

“Es un honor para nosotros asumir el compromiso de ir por más”. (Jorge Macri)

Jorge Macri, en tanto, destacó: “Es un honor para nosotros asumir el compromiso de ir por más y dar un nuevo impulso a la gestión en la Ciudad. Hoy, el punto de partida es otro, porque en los últimos 16 años logramos una transformación muy profunda, resolviendo problemas históricos. Todos los vecinos lo saben y lo valoran. Es momento de poner la lupa en cada barrio e hilar más fino. Los próximos 4 años la Ciudad está en buenas manos. Junto a Clara, el gabinete de primer nivel que nos va a acompañar, los 3 millones de vecinos y todos los que vienen cada día desde otros lugares, vamos a trabajar para que brille cada día más. Para que siga siendo nuestro orgullo y el de todos los argentinos”.

Clara Muzzio, a su vez, agregó: “Estoy muy agradecida con Horacio y con todos los equipos, de haber formado parte durante los últimos 8 años de esta transformación que venimos realizando en la Ciudad; y que vamos a continuar junto a Jorge, con este compromiso de hacer de Buenos Aires una ciudad cada día más moderna, más verde, más inclusiva, segura y resiliente. Hay muchísimo trabajo detrás de las maravillosas transformaciones que hoy son un orgullo para todos”.

“Estoy agradecida con Horacio de haber formado parte de esta transformación”. (Clara Muzzio)

Un largo camino de trabajo y más trabajo

En las palabras de Rodríguez Larreta salieron a la luz los recuerdos de sus primeros años de gestión: “Hoy nos parece que la Ciudad siempre fue así, pero ustedes saben bien que cuando arrancamos las cosas eran muy distintas. Veníamos del desastre de Cromañón y vivíamos en una Ciudad en la que cada vez que llovía se inundaba, había que cruzar la calle en bote. Teníamos escuelas que cerraban por falta de gas, el sur estaba totalmente postergado, el tránsito colapsado y ni siquiera podíamos manejar nuestra propia seguridad. Casi que no había diferencias con lo que pasaba del otro lado de la General Paz. 16 años no es nada en los casi 500 años de historia de la Ciudad, pero para nosotros fue suficiente para transformarla, para cambiarlo todo. Con Mauricio, que recién vino a saludarnos, empezamos casi de cero. Armamos un equipo, un plan y un método de gestión con el que sentamos las bases para la transformación. Y, a pesar de la fuerte hostilidad del Gobierno nacional en ese entonces, empezamos a ver los primeros resultados”.

Planteó, además: “En 2015 tuve el honor de asumir como Jefe de Gobierno. Y con este equipo y con el apoyo de un Gobierno nacional, aceleramos a fondo la transformación de Buenos Aires en todos los frentes. Atrás de eso vino la reelección de 2019, a la cual llegamos con un resultado electoral histórico, pero que tuvo un sabor agridulce por lo que pasó en la Nación y en Provincia de Buenos Aires. Y encaramos juntos un segundo mandato complicadísimo. Vivimos dos años durísimos marcados por la pandemia, donde la vida de todos estuvo en riesgo, donde vivimos meses angustiados, con miedo, con incertidumbre. Fue sin dudas el momento más difícil que atravesamos como equipo, teniendo que tomar decisiones muy duras. Pero salimos adelante por ustedes, porque estaban ahí bancando la parada y ayudando a que todo saliera lo mejor posible”.

“Salimos adelante por los vecinos y vecinas, porque estaban ahí bancando la parada”. (Rodríguez Larreta)

Dividió en cuatro los pilares de su gobierno. Y explicó uno por uno, en detalle:

1) Valores: “A nosotros nos caracteriza el hacer; pero detrás de todo lo que se ve está la convicción que nos mueve y que se traduce en valores innegociables. El primero es el de hacernos cargo de los problemas. Como cuando creamos nuestra propia policía. Nos decían que no lo hiciéramos, que era más fácil que la responsabilidad la tuviera otro, pero no era lo correcto. Nos hicimos cargo y hoy tenemos la Ciudad más segura que nunca. Segundo, el valor de la palabra. Gobernamos con transparencia, rendimos cuentas y cumplimos nuestras promesas. Como cuando me comprometí a devolver impuestos que habíamos subido por la coparticipación, y lo hicimos. Los impuestos transitorios siempre terminaron siendo permanentes en Argentina. En la Ciudad no. Y cuando cometimos errores, los reconocimos y corregimos el rumbo. Me acuerdo cuando les pedimos a los adultos mayores que no salieran de sus casas. Nos comimos todas las puteadas del mundo. Y tenían razón, a los dos días lo corregimos. Tercero: siempre pusimos la mirada en el futuro. Nos ocupamos de lo urgente pero también de lo importante. Por ejemplo con el Plan Hidráulico, donde invertimos plata en algo que no se ve, que son las obras que los políticos no quieren hacer. Esto fue parte de un cambio cultural gigante en un tema clave como la lucha contra el cambio climático. Hoy en Buenos Aires andás en bici, tenés luces LED en tu casa y separás la basura. Y el mundo reconoció estos avances. El año pasado recibimos la Cumbre Mundial de C40 sobre cambio climático, con más de 100 alcaldes de todo el mundo, 150 intendentes de ciudades argentinas y representantes de organismos internacionales. Y también lideramos los rankings de calidad de vida en la región, compitiendo incluso con ciudades europeas. Cuarto, darle lo mejor a los más vulnerables. Juntos impulsamos el Plan de Integración de Villas más ambicioso de la historia. Pusimos la escuela más grande de la Ciudad en el Barrio 31, tiramos abajo el Elefante Blanco, llevamos al Estado, la salud, la seguridad y la fuerza del sector privado a los barrios para que las familias salgan adelante trabajando. Un cambio histórico. Y lo hicimos con el quinto valor, que es siempre cuidar el mango de la gente. Por eso, ordenamos las cuentas, alcanzamos el déficit cero por segundo año consecutivo, tenemos la deuda más baja de la historia y bajamos impuestos. Y en pleno año electoral, donde yo era candidato, en lugar de hacer un “plan platita” creamos un fondo de ahorro de 350 millones de dólares para usar solo en caso de emergencias.

2) Un método de gestión: “Estos valores se tradujeron en lo concreto a través del método, que todos ustedes saben muy bien de qué se trata. El método, lo que nos ordena y lo que hace que las cosas pasen. Planificamos, priorizamos, proyectamos. Armamos planes operativos anuales y para los cuatro años de gobierno. Pusimos hitos de gestión, objetivos, asignamos los recursos e hicimos reuniones meticulosas para ver el progreso semana a semana. Trabajamos sin parar y midiendo todo. Porque lo que no se mide no mejora. Medimos cuántos policías hay en la calle, medimos la baja de la mortalidad infantil, medimos la baja de la repitencia en las escuelas, medimos el porcentaje de porteños que separan la basura, medimos en el Paseo del Bajo cuántos metros por semana avanzaba la excavación. En definitiva, medimos el impacto del laburo de cada uno de ustedes y cómo cada cosa que hicieron le cambió la vida a millones de personas.

3) Un verdadero equipo: “Esto me lleva al tercer pilar, que son ustedes. Cuando hablo de la gestión me apasiono tanto que a veces siento que estoy haciendo autobombo, pero la realidad es que todo esto es el resultado del esfuerzo, el compromiso y la dedicación infinita de todo el equipo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, para quienes pido un fuerte aplauso. Ustedes son un ejemplo de servidores públicos. Son un enorme orgullo para mí. El mejor ejemplo de esto y el que más me emociona, es el de la pandemia. De una semana a otra, cuando estallaron los contagios, más de 10 mil personas del equipo dejaron lo que estaban haciendo para cambiar completamente de trabajo. Con miedo al contagio, con angustia, sin saber qué les esperaba, ustedes cuidaron a la gente. Hubo algunos de ustedes que pasaron un mes en un hotel cuidando a desconocidos con el riesgo de contagio, otros que estuvieron en Ezeiza recibiendo a los que volvían, muchos en los call centers o con la pechera amarilla y salieron a las plazas a cuidar que se cumplan las medidas de prevención. Además, armamos un impresionante dispositivo de centros de testeo y de vacunación, por donde pasaban más de 50 mil personas por día, que no solo se caracterizó por la eficiencia con testeos hasta desde el auto y resultado rápidos por el BOTI, sino que también se destacó por la calidez y la buena onda con la que atendían a los vecinos. Recibimos infinitos mensajes de agradecimiento. Esto que hoy nos parece lejano en la historia, fueron actos de una valentía y un coraje tremendos. La dedicación y la vocación de servicio que vi no me la voy a olvidar nunca. Se los agradezco hoy y se los voy a agradecer siempre. Tienen que estar tan orgullosos como yo lo estoy de ustedes”.

4) El vecino en el centro: “El resultado de todo ese esfuerzo es un cambio de paradigma total en la forma en la que los porteños vivimos y disfrutamos Buenos Aires. Por eso el cuarto valor es el de haber puesto siempre al vecino en el centro. Toda esta transformación la hicimos junto con los vecinos, cerca de cada porteño en todos los barrios. Yo hice miles de reuniones de vecinos, ayer en Lugano y mañana me toca en Caballito. En bares, en clubes, en centros de jubilados. Hicimos tres por semana, el resto de los funcionarios también. Y muchísimas de las cosas que vimos en el video fueron directamente propuestas por la gente. Tuvimos gente que diseñó su propia plaza, como la Manzana 66 en Belgrano y Jujuy o el Parque Avellaneda con su circuito aeróbico. Gente que eligió el nombre de la escuela de sus hijos, que pidieron una cancha para hacer deporte y la tuvieron. Vimos a los vecinos disfrutando de nuevo en el espacio público, llevando a sus hijos a los parques y cuidando la plaza como si fuese su propia casa. Con la cultura vibrando y las calles repletas de gente en cada festival que organizamos. Los vecinos forman parte de las decisiones y cuidan mucho más la Ciudad porque sienten que es suya, la quieren, la valoran. Cada porteño es parte de la transformación. Y ese es un legado enorme. No solamente cambiamos la Ciudad, sino que también cambió la forma en que la gente vive la Ciudad”.

“El resultado es un cambio de paradigma total en la forma en la que los porteños vivimos y disfrutamos Buenos Aires”. (Rodríguez Larreta)

Foto GCBA

Consideró “emocionante el video que acabamos de ver, que muestra mucho de lo que hicimos, pero este video es solo un resumen. Es la punta del iceberg de una transformación mucho más grande y profunda, que está basada en cuatro pilares: los valores, el método, el trabajo en equipo y la cercanía”.

El cierre del Jefe de Gobierno porteño estuvo dedicado a la política, a la que calificó como “una herramienta de cambio. Ahora esta etapa llega a su fin. Pero tengo la tranquilidad de que cada uno de ustedes, con el liderazgo de Jorge y Clara, van a darle continuidad y a seguir transformando esta Ciudad. En tiempos en donde la palabra ‘política’ está muy desacreditada, vinimos a demostrar que existe otra manera de gobernar, que las cosas se pueden hacer bien, que no todo da igual ni somos todos lo mismo. Acá en la Ciudad demostramos que la política puede ser una herramienta de cambio. Gobernamos en coalición y con una relación responsable y democrática con la oposición. Hubo convivencia, hubo un máximo respeto a las instituciones y total libertad de prensa. Este año planteé lo mismo para el país y el gobierno nacional. Muy bien no me fue. Hoy, deseo de corazón que al Presidente electo le vaya bien, por el bien de los argentinos. Pero sigo convencido de que el único camino posible para sacar el país adelante es apostar a un consenso amplio que impulse reformas profundas que se mantengan en el tiempo. Mis convicciones siguen firmes. Quiero que sepan que acá, junto a todos ustedes, viví los mejores años de mi vida. Le dediqué 16 años a esta ciudad. Una intensidad de trabajo fenomenal. No tengo palabras para agradecerles tanto trabajo, tanto compromiso, tanta responsabilidad y tanto apoyo. Me llevo en el corazón todo lo que vivimos, que es mucho, y que nos marca el camino para seguir igual que siempre: juntos, trabajando por el futuro de Buenos Aires y de toda la Argentina”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.