Stolbizer cerró su campaña con un recuerdo para Alfonsín y críticas a la UCR

0
216
La candidata presidencial de Progresistas, Margarita Stolbizer, cerró hoy su campaña con una reivindicación de los ideales defendidos por Raúl Alfonsín en 1983, llamó al electorado a votar “por las convicciones” y repudió al radicalismo que aceptó ser parte de un eventual Gabinete del PRO “junto a un carapintada”.

Con lo que pareció ser una clara invitación al votante radical a apostar por Progresistas el próximo domingo en las urnas, el acto de Stolbizer, en la sala Pablo Neruda del Paseo La Plaza, arrancó en la oscuridad con la voz en off de Alfonsín cuando recitó el Preámbulo de la Constitución Nacional, pocos días antes de los comicios de 1983 que lo convirtieron en el primer presidente democrático tras el fin de la dictadura.

Sobre el escenario, con un discurso que duró 25 minutos, Stolbizer buscó mostrarse como la única opción social-demócrata, frente a competidores “que parecen demasiado conservadores”, en alusión a los principales aspirantes a la Casa Rosada, Daniel Scioli (FpV), Mauricio Macri (Cambiemos) y Sergio Massa (UNA).

“En Raúl Alfonsín están nuestras raíces, fue el gran inspirador de 30 años de democracia; es el responsable de las libertadas conquistadas y sigue siendo quien nos emociona”, afirmó Stolbizer, la única candidata a presidenta de origen radical, que, de esa forma, insinuó ser la portadora del legado del ex presidente en la compulsa del domingo próximo.

De hecho, se comprometió a “luchar por los principios del Preámbulo” y a “hacer de la política una herramienta para construir igualdad”.

Fue allí que aprovechó también para disparar contra el titular de la UCR, Ernesto Sanz, a quien distanció de esa matriz alfonsinista y lo ubicó “sentado en una mesa de Gabinete del PRO junto a un carapintada”, en alusión a la posible designación como ministro de Defensa -en un eventual gobierno de Macri- de Juan José Gómez Centurión, quien participó de los levantamientos de Semana Santa, en 1987, y de Monte Caseros, en 1988, contra el gobierno de Alfonsín.

Frente a una audiencia que la aplaudió de pie cuando se emocionó y agradeció “por primera vez” públicamente a su familia por haberla acompañado en su trayectoria política, Stolbizer cargó nuevamente contra el llamado “voto útil” y pidió a la ciudadanía que sufrague “positivamente, con libertad y responsabilidad”.

Cuestionó a quienes “votan por alguien que no les gusta para embromar a otro” y a los que “creen que el problema del kirchnerismo se resuelve tapándose la nariz y votando a Macri”, o viceversa, votando a Scioli.

“Vamos a seguir adelante con cualquier resultado que tengamos el domingo”, prometió la titular del GEN, que tuvo el respaldo en la platea de toda la plana mayor del socialismo, con el gobernador santafecino Antonio Bonfatti, su sucesor Miguel Lifschitz; y el candidato a senador nacional, Hermes Binner a la cabeza; además del cordobés y compañero de fórmula de Stolbizer, Miguel Angel Olaviaga, y los referentes de Libres del Sur, Victoria Donda y Humberto Tumini.

Poco antes del discurso de Stolbizer, la idea del voto por las convicciones quedó representada a través de la actuación de cuatro personas -entre ellas el académico Félix Loñ-, quienes sintetizaron las bases programáticas del espacio, como la lucha por la igualdad, el trabajo, el salario digno, la defensa de género, la legalización del aborto y los ideales de la social-democracia.

etiquetas

 

SIN COMENTARIOS